Arla Foods
Un sistema de almacenamiento compacto con shuttle

Arla Foods construye un sistema de almacenamiento compacto

Arla Foods es una de las mayores cooperativas del mundo en el sector lácteo, con un amplio surtido de productos de leche, queso, yogur, mantequilla y margarina. Procesos logísticos en el almacén danés de Holstebro optimizados para aprovechar al máximo el espacio. 

Almacenamiento más eficaz de sacos grandes

En los cerca de 10.000 m² del almacén de Arla Foods situado en Holstebro, a unos 300 km al noroeste de Copenhague, solamente se almacena proteína de leche en polvo. La producción procede del centro de producción láctea de Arla, a pocos kilómetros de distancia. «Suministramos proteína de leche en polvo a prácticamente cualquier punto del planeta», explica orgulloso Jens Korbo, Jefe del almacén de Arla, en Holstebro, «excepto a Australia, Nueva Zelanda y África.»

Hasta mediados de 2012 la proteína de leche en polvo empaquetada en sacos de distintos tamaños se almacenaba en el almacén en bloque o en simples estanterías drive-in. Los sacos, de unos 500 kg, ocupaban aproximadamente el 35 % del almacén, por lo que se necesitaban procesos más eficientes.

Jens Korbo
Jefe de almacén de Arla

«En conjunto, ¡Lo que Jungheinrich ha conseguido hacer aquí para nosotros es una solución excelente!»

Los sistemas de almacenamiento multinivel ahorran espacio

La solución sugerida para almacenar sacos de 500 kg fue un sistema de almacenamiento compacto asociado a un shuttle. El potencial de un almacén compacto convencional como, por ejemplo, ahorrar espacio amplía con la aplicación de un sistema shuttle. Este último permite un mayor grado de llenado, mayor rendimiento y un mejor uso del espacio.

El sistema fue diseñado para que cada canal pudiese alojar exactamente 13 palets. Así dos canales superpuestos corresponden exactamente a la carga de un camión. Además existe un vehículo base (EFG 218) y un shuttle (Under Pallet Carrier, UPC). La cooperativa de vacuno lechero decidió usar el shuttle o Under Pallet Carrier porque es especialmente eficaz para la recogida y envío repetidos a través del mismo carril guía.

El shuttle se pone en la horquilla de la carretilla básica y se utiliza por el carril guía durante el almacenamiento. El shuttle se desplaza independientemente debajo del palet y recoge las mercancías a transportar sin tener que estar físicamente conectado con la carretilla base. En este caso el shuttle controla independientemente todos los recorridos y movimientos de elevación, utilizando sensores para evitar colisiones. Mientras tanto, el operario puede tomar otro palet a almacenar, colocarlo en el principio del carril e iniciar la siguiente fase de almacenamiento.

Cooperación eficiente

Las carretillas elevadoras forman parte de nuestra solución completa. Diversas transpaletas eléctricas ERE 225 cargan y descargan los palets del camión para transportar las mercancías al interior del sistema de almacenamiento compacto. Gracias a su plataforma fija, pueden alcanzar velocidades superiores a los doce kilómetros por hora. Esto facilita un transporte extremadamente eficiente de las mercancías.

La carretilla elevadora eléctrica EFG 218 actúa como vehículo básico para el shuttle y transporta las mercancías desde el sistema de almacenamiento compacto hacia el punto de expedición. El puesto de trabajo, diseñado ergonómicamente, garantiza un trabajo relajado y sin apenas fatiga. Korbo subraya la validez y el valor de su promesa: «Cuando nuestros conductores no solo se sienten seguros, sino cómodos en las carretillas, aumenta la eficiencia de todos nuestros procesos.»

«Desde que utilizamos el UPC de Jungheinrich nuestro trabajo es más eficiente.» confirma el empleado del almacén Elo Kristensen. Korbo añade: «Sí, ahora el trabajo es rápido y eficiente. Además, todo el sistema nos garantiza una gran flexibilidad. En conjunto, ¡Lo que Jungheinrich ha conseguido hacer aquí para nosotros es una solución excelente!»

¿Tiene preguntas?